Vive en Amor. La Hermandad Blanca

Amad, vivid. El Amor, portador de la Verdad, os hace libres.

La Paz sea con vosotros

Queridos hermanos:

Alegraos de los tiempos que vivís porque son tiempos de liberación y crecimiento. Aquellos de vosotros que sentís el servicio, allá donde os encontréis, servid a vuestros hermanos. No tenéis que dejar de lado a vuestras familias ni vuestros trabajos, sencillamente abrid vuestro corazón y ayudad cuánto podáis, no desde el ego material ni espiritual, sino desde la hermosa sencillez de la hermandad humana.

Servir es hermanarte para crecer,
es ofrecer cuanto eres a tu hermano para ser su Luz
y, al mismo tiempo,
dejarte alumbrar por él.
La hermandad es la relación natural entre los humanos.

Sin esta hermandad, la convivencia equilibrada con el resto de los seres vivos del planeta y con el planeta mismo no  puede darse. Estáis acostumbrados a luchar entre vosotros para sobrevivir. Competís por los recursos de la Tierra, por la amistad, incluso por y con la pareja en aras de una posición social que asegure los recursos necesarios para la supervivencia y otros extra por “ser el mejor”. Ganáis a costa de que otros pierdan, y mientras el reparto sea injusto no habrá paz, como ha sucedido hasta ahora. Un sistema así está condenado a la autodestrucción por propia evolución. Ahora es tiempo de aprender a ser hermanos. Realmente los sois, pero lo habéis olvidado. La información está en vuestra esencia y, al igual que “la sangre llama” entre parientes, “el Amor os llama” también entre hermanos, solo que esta hermandad va mas allá de los lazos de sangre, pues corresponde a la verdadera hermandad:  la espiritual.

Aprended a recuperar esa hermandad aprovechando las herramientas que tenéis.
Recuperad la hermandad y la actitud de servicio en vuestras familias humanas,
reflejo de las familias espirituales.

No caigáis en servilismo. Recordad que el servicio es ofrecer tu Luz para alumbrar a tu hermano y  al mismo tiempo dejarte alumbrar por él. No fuerces a recibir tu Luz a quien no la quiere. Cada Ser tiene su ritmo de desarrollo.

No os perdáis en sistemas sociales alternativos
convirtiéndolos en nuevos sistemas esclavizantes disfrazados de nueva era.

 Trueque y moneda son iguales en fondo aunque cambie la forma, y necesarios hasta que la hermandad sea autentica y el intercambio sea natural, tomando cada uno lo que necesita del otro sin dar nada a cambio, pues el Amor Incondicional da sin esperar recibir. Hasta que seáis capaces de compartir en ese grado de hermandad los sistemas de intercambio son necesarios y os ayudan en vuestro proceso de desarrollo espiritual. La injusticia no está en el tipo de intercambio, sino en el uso que se hace de él cuando se sobrevalora la actividad de uno frente a otro.

Poco a poco, a medida que vayáis avanzando en el Amor, las sociedades irán siendo más justas. Y los cambios suceden pronto porque ahora el ritmo de evolución se ha acelerado. Cuanto mayor sea vuestro compromiso con vosotros mismos y con vuestro servicio, con mayor rapidez y efectividad se implementarán los cambios.

Meditad y construid un sólido Universo Interno en la Luz y el Amor
donde las Leyes del Universo se manifiesten de manera fluida
y encontraréis en el Universo Exterior cuanto necesitáis
para desarrollar vuestros proyectos de encarnación y servicio.

Amad y confiad en el Amor. Dejad que envuelva y nutra cuanto sois y os rodea. Desde él, vivid vuestra vida siendo padres, madres, hermanos, hijos, amigos… y cumplid vuestras tareas laborales y sociales con gratitud por cuánto sois, dais y recibís.

El Amor es el motor de la Vida
y la única energía que de veras puede cambiar vuestro mundo
hacia el Mundo de Paz al que está destinado.
La Ascensión es imposible sin la manifestación del Amor en cada uno de vosotros.

 Amad, vivid. El Amor, portador de la Verdad, os hace libres.

 

Mensaje de la Hermanda Blanca

Canalizado por M.Rosario


Ascensión y el Rayo Blanco del Arcángel Gabriel
Registros Akáshicos y el despertar de la consciencia

Animales de Poder: el triángulo tótem

          A medida que vamos recuperando nuestra conexión con la Madre Tierra, vamos haciendo de nuevo consciente el conocimiento y la sabiduría que hemos enterrado en nuestro inconsciente durante demasiados miles de años. Uno de estos conocimientos es la relación con nuestros animales de poder.

Un animal de poder es un Espíritu Sagrado de la Tierra

           Un animal de poder es un Espíritu Sagrado de la Tierra cuya misión es la de acompañarte, protegerte y ayudarte a desarrollar tu potencial a lo largo de tu vida encarnada. Estos Espíritus Sagrados se manifiestan aún con más fuerza si en tu vida te ocupas de servir a tus hermanos a través de la sanación o como guía espiritual.

           A lo largo de nuestra vida los animales de poder que nos acompañan pueden cambiar, en función de la ayuda que necesitemos, pero hay tres de ellos que suelen rotar entre sí o incluso aparecer juntos. Es lo que conoce como Triángulo Sagrado o Triángulo Tótem.

           Cuando tus animales de poder se manifiestan como triángulo tótem es porque estás atravesando una época de intenso desarrollo espiritual.  El conocimiento previo y la relación previa que hayas tenido con ellos de manera individual resulta ahora de máxima ayuda para integrar la sabiduría que te aportan con su presencia grupal.

¿Cómo aprovechar mi triángulo tótem?

La meditación es la mejor y principal herramienta para conectar profundamente con la energía y la sabiduría de tu animales de poder, especialmente cuando se manifiestan en forma de triángulo tótem. A lo largo de la meditación, observa su comportamiento, únete a cada uno de ellos y vive la experiencia que te están mostrando. Todo tu ser se empapará de la energía puesta en movimiento y podrás tomar consciencia de la enseñanza que te muestran. Si te cuesta visualizar, usa fotos de tus animales de poder y medita frente a ellas, como si se tratase de un mandala.

           Una forma de mantener presente la energía de nuestros animales de poder es tener en casa o llevar colgada una imagen o elemento identificativo de ellos, como el caso de las plumas. A veces sencillamente aparecen en nuestras vidas encarnados en mascotas que de pronto se cuelan en casa. Suele ser más frecuente con gatos, perros y pájaros o plumas que nos caen encima o encontramos a  nuestros pies al caminar, en  puertas o ventanas. Acogedlos con Amor porque vienen a algo más que haceros simple compañía: son vuestros Maestros.

M.Rosario

Registros Akáshicos y el despertar de la consciencia

Los Arquetipo de los cuentos infantiles